Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

The Kinks. Dad a la gente lo que quiere. VDLN 231

Lo aprendí pronto en mi oficio: si le cuentas a la peña las cosas como son, lo probable es que te comas los mocos. Que hartura de repetir que los Maserati no son deducibles por más que los bauticemos como vehículos de representación, mientras el de al lado les casca «sí, hombre, cómo no», y ambos se quedan tan a gusto. Salvo severo escarmiento previo, por supuesto que para el cliente, el que sabe es el otro.

El vicio, por desgracia, no resulta exclusivo de mi gremio. Qué decir de la política donde, con solo depositar un voto, nos venden que los corruptos se convertirán en benefactores, los inútiles en genios y que medidas fracasadas hace décadas se transformarán por alquimia en la solución a problemas que ni siquiera existían cuando aquellas surgieron. No sé a quién considerar más culpable: si a quien diseña el embuste o a quien quiere creerlo.

La epidemia se vuelve trágica cuando afecta a lo serio. Si un médico te revela que vas a durar seis meses o que en cuatro años no recordarás n…

Entradas más recientes

Kid Creole. Stool Pigeon. VDLN 230

Tequila. Crónica de una despedida (o no). VDLN 229

Al Stewart. Year of the Cat. VDLN 228

El último de la fila. Palabras que son cansancio. VDLN 227

Willy DeVille. Let it be me. Proscritos (VIII). VDLN 226.

El Pecho de Andy. Legará octubre. Proscritos (VII). VDLN 225

Hilario Camacho. Fin de viaje. Proscritos (VI). VDLN 224

Gwendal. Noces de Granit. #VDLN 223

Javier Gurruchaga. Viaje con nosotros. Proscritos (V). #VDLN 222

Ramoncín. Lágrimas de luna. Proscritos (IV). VDLN 221