Floor Jansen. Dulce maldición. #VDLN 98

La llamamos tecnológica pero vivimos en la sociedad del espectáculo. El deporte, la política y hasta los polvos mañaneros de esa casta sin mérito que denominamos famosos, se convirtieron hace tiempo en farándula, en meras representaciones de obras comerciales para el consumo de una clientela hambrienta de carnaza. Provocan bochorno las coreografías parlamentarias, las exhibiciones teatrales en los campos de juego y las confesiones inconfesables de quienes no hallaron mejor medio de ganarse la vida que inventar vergüenzas para narrarlas en público. Espectáculo, puro espectáculo sin otro fondo que el interés económico de los protagonistas.



Incluso la antes reivindicativa fecha del día de la mujer sucumbe a la epidemia. Al Toledo, el club de fútbol de mi pueblo, no se le ocurrió mejor modo de conmemorar la efeméride que pintando de rosita el horroroso aguilucho verde que tomaron por escudo. Todo un gesto, publicitado para general conocimiento en su perfil de facebook; una demostración de la peor lectura posible de las justas demandas feministas. En una céntrica floristería madrileña anuncian ramos a precio especial con ocasión de la fiesta. Toma, como en San Valentín. Y de remate las dichosas batucadas (empiezo a estar hasta los mismos de las mismas), regalando ritmo de baile a unos festejos que cayeron en el descalificante vicio de la institucionalización. De los cartelitos en las redes y de los discursos de concejales de todo pelaje, mejor no hablamos. No soy quien para corregir a nadie, menos en estos temas dado mi obvio género masculino, pero empiezo a apreciar “los días de”, como una burda excusa para convertir el resto en “los días contra”. Lo lamento, sobre todo por el esfuerzo insaciable de un puñado de seres a los que quiero como a pocas cosas en la vida, afectos una causa que a diario debiera ser de todos.

De fondo musical para ilustrar esta entrada escojo a Floor Jansen. No por su condición de mujer, sino por sus méritos como cantante; no por la obvia belleza de su rostro, sino por la capacidad para componer músicas y textos que relatan trozos de la existencia humana. Porque si nos asomamos al espejo de la sinceridad, quién no ha padecido en su vida una dulce maldición (sweet curse) como la que la holandesa narra en este tema de la etapa Revamp.



Sigo a Floor desde sus orígenes como vocalista y creadora principal de After Forever, allá por el 2000. Creo que mis hijos llegaron a odiarla. Era el recambio habitual de la Rosenvinge en aquellos largos viajes invernales, persiguiendo montañas, durante su carrera como competidores de esquí nórdico. Menudas palizas. A quién se le ocurre iniciar a los suyos en ese deporte habitando en una ciudad donde la nieve se convierte en portada.

– Papá, otra vez no. ¿No tienes otra cosa?

Vaya morro. Cómo si no me hubiera yo chupado los satanismos de Marduk a la salud del chaval o las pringosas melodías de Pignoise por iniciativa de la chica. No se interprete como sexismo, sino como el más elemental (y costoso, créanme) respeto a las preferencias de cada uno. Bendita adolescencia.

En 2009 se anunció el final de la banda. La Jansen dimitió del mundo aquejada del síndrome de burnout. Por uno de esos impulsos con los que de vez en cuando me sorprendo a mi mismo, decidí escribirla, el único remedio conocido frente a esa timidez casi enfermiza que me persigue desde la infancia. Para mi sorpresa contestó en persona y durante algún tiempo intercambiamos mensajes. Pocas cosas unen más que un padecimiento compartido. Nada de músicas ni de economía, solo percepciones sobre una vida que los dos, por aquellas fechas, considerábamos inhabitable. Ella me contaba sus problemas con los amaneceres, todos horribles, y su agobio con la báscula, a consecuencia de unas sobredimensionadas dosis de ansiolíticos; yo mi natural propensión a evadirme en la nada, a perderme en pensamientos traducidos a palabras que nunca publicaría. Quedamos en vernos cuando actuara de nuevo en Madrid. Para su suerte y mi desgracia no ha vuelto. Igual todo fue el sueño de una cabeza que a menudo confunde la realidad con los deseos, igual se trata de alguno de esos episodios que siendo verdad, pudieran no haber sucedido.

De los seis álbumnes con After, me quedo con monolith of doubt. Una preciosidad de sonidos, una densa profunidad de texto que quienes se apañen con el inglés apreciarán en su justa medida. Les sugiero se detengan en la exhibición vocal del minuto 3:00, más o menos.



Después fundó Revamp y en el intermedio nos regaló algunas joyas como este valley of the queens, en compañía de su hermana Irene a la flauta y del gran Arjen Lucassen a la guitarra.



A finales de 2012, Tuomas Holopainen la escoge para sustituir a la pésima Anette Olzon en la voz de Nightwish. Las composiciones del genio finlandés vuelven a lucir como en los mejores tiempos de Tarja Turunen, la mítica cofundadora del grupo, expulsada por un choque de egos con el teclista. Se desató la polémica entre defensores y detractores de la una y de la otra. Una estupidez humana, simplemente son distintas. Comparaciones al margen, uno de los más brillantes compositores contemporáneos volvía a disponer de una palabra a su nivel. Pueden comprobarlo en el ya clásico ever dream de la banda de Kitee.



Muchos de ustedes pensarán que la Jansen se asemeja más a una intérprete operística que a una soprano metalera. Quizás acierten. Juzguen en este corte (a partir del minuto uno y así evitan el rollo del presentador chupa cámaras) con el que les deseo un feliz #VDLN y una mejor semana. Como siempre inundadas, a ser posible, de salud y libertad.



Para ver las reglas y las canciones propuestas por el resto de participantes en este juego de blogs, pulse el botón.




Comentarios

  1. 8 y 11 de marzo, ¡vaya semanita! Pero hay que tirar pa'lante como sea.

    Me alegro mucho de tu relación músicoepistolar. No todos los días se intercambian palabras con algún artista que te gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que ha sido una semana... No me resulta extraño el mantener cierta relación con personas del mundo de la música. Estrellitas al margen, quizá la clave está es aproximarte a la persona y no al artista. Tengo incluso amistad con algunas personas más o menos conocidas del gremio y resulta muy incómodo salir a cenar a tomar algo y que te vayan parando por la calle (obviamente no a mi). Feliz semana

      Eliminar
  2. Vozarrón, impresionante como suena. Me buen punto que te respondiera a tus mensajes. Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene un vozarrón y una técnica... Feliz semana

      Eliminar
  3. Me ha flipado la segunda, el monolith of doubt, me la apunto para mi lista personal de música descubierta en los #VDLN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos. Es uno de sus mejores temas, compuesto además en un momento complicado. Feliz semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo