The Police. Spirits in the material world. Vdl 12

No hay una solución política
para nuestra perturbada evolución.
No tengas fe en la constitución.
No hay ninguna revolución sangrienta.
Somos espíritus en el mundo material.
Espíritus en el mundo material.
Nuestros supuestos líderes hablan
con palabras intentan encarcelarte.
Subyugan a los mansos.
Pero es la retórica del fracaso.
Somos espíritus en el mundo material.
Espíritus en el mundo material.
¿Dónde yace la respuesta?
Viviendo el día a día.
Si hay algo que no podamos comprar
debe de haber otra manera
Somos espíritus en el mundo material
Espíritus en el mundo material




Como a cualquier toledano de mal, me desagrada el Corpus Chisti. Mi ciudad, en fiestas y más medieval que nunca, se inunda de agresiones que enfurecen las alergias. Ejércitos, tomillos y ese clero diocesano, alejado como ningún otro del Jesús que expulsó a los mercaderes, se alían contra mi maltrecha salud. Menudo asma, menuda urticaria, menuda mala leche. 

La autoproclamada tierra de las tres culturas es un timo, un mero eslogan de marketing. La judería, un reclamo turístico; la mezquita, un lugar donde los cristianos cobran entrada; la catedral – además de un negocio – el centro de la urbe, el garaje de una carroza divina fabricada en oro por un tal Arce. Una joya para transportar a un Dios que dice aborrecer lo material. Buen modo de disimularlo. Las civilizaciones árabe y hebrea, vivieron siempre hacia dentro, cuando en esta tierra maldita, prima lo cristiano, "lo de fuera", lo que se ve, lo caduco, lo trasnochado, lo hortera... 

Tras esa exhibición de mal gusto que denominan procesión y tras el desfile de la fiel infantería, dedicamos la tarde a la tortura. Seis toros seis. Aquí nos olvidamos de machadas a lo Tordesillas. No por falta de ganas, sino de valor, dejamos el asunto en manos de profesionales; de tres seres empeñados en demostrarnos que la supuesta inteligencia humana, no es más que una muestra de autobombo. Somos castellanos de segunda, rancios como los primeros, cobardes como los últimos. Por arte entiendo pintar un cuadro, componer una canción o escribir unos versos. Estoquear unos animales adolescentes, indefensos, drogados, afeitados en sus astas, deslomados a base de golpes para que sirvan al espectáculo, un simple ejercicio de crueldad. En lo sonoro ninguna mejoría. Como estrellas del festival se anuncian la gira de los 40 criminales y un palurdo revival ochentero. Curioso concepto de cultura el del concejal del ramo.





Con el cuerpo repleto de ronchas y la cabeza de rendimientos del capital mobiliario y deducciones por adquisición de la vivienda habitual, no me encuentro creativo. Ni apetece descubrir talentos musicales ocultos, ni producir un texto más o menos decente que sirva de guarnición. Este viernes voy a lo seguro. A la mejor explicación de por qué este mundo es como es, de por qué mi ciudad es como es y de por qué sus gentes son como son. De por qué parecemos incapaces de alcanzar la felicidad, de por qué ambicionamos lo que nos falta y nos mostramos inhabilitados para disfrutar lo que se nos ofrece. De por qué vivimos con la espalda sobre los sentimientos y sobre la naturaleza. 

La respuesta la hallé hace muchos años en una vieja canción de The Police. Una exacta definición de como pienso y de como me enfrento a ese tránsito hacia ningún destino que llamamos vida. Desde su primera estrofa, un monumento al saber: “no hay solución política para nuestra problemática evolución...” No fue su mayor éxito, pero nadie ha dibujado hasta ahora con mayor precisión la enfermedad de estos tiempos enfermos. Aunque lo ignoremos, aunque la televisión, los medios, los estúpidos tertulianos, la publicidad y todo eso que llamamos “el sistema”, nos adoctrinen a diario; no somos más que unos espíritus perdidos en un mundo material, empeñados en alcanzar respuestas inexistentes en el lugar, con la gente y con los medios inadecuados. Solo espíritus en el mundo material …

Les dejo tres versiones. Una de la gira de reunión, otra del tour 83 que padece el inevitable deterioro de los años y la tercera, la que más me agrada, con Sting de solista y unos arreglos enriquecidos dignos de escuchar. Que cada cual se sirva. Buen viernes, buen fin de semana. Salud y libertad a todas.



Comentarios

  1. Todos los imperios caen, mira el romano. Y mientras nosotros subimos en conciencia, ellos suben en miseria. La vida son dos días, no podemos ni imaginar que vamos a ver el cambio, pero en nosotrxs se produce la revolución todos los días. Espíritus en un mundo material :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa revolución personal que no se ve es la que al final genera el cambio. Esperemos...

      Eliminar
  2. ¡La de veces que he oído este tema y nunca me había fijado en la letra! Más acertada, imposible. Me gustan muchísimo The Police y Sting, y te transmito mi pésame por tener que padecer toros, religiosidad rancia y urticaria al mismo tiempo! Nunca he entendido cómo casa eso de las procesiones de imágenes con el mandamiento divino de No tener ídolos ni prostarse ante ellos...
    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, el teclado me ha traicionado, quería escribir "postrarse"!!! Fue ver a Sting y empezar a desvariar ;-)

      Eliminar
  3. Ufff... Sólo puedo estar de acuerdo contigo en todo. Y humildemente aconsejarte: no te mudes nunca a Sevilla... ó_Ò
    Aparte de sufrir un verano de 6 meses, la Semana Santa es una ocupación en toda regla, y por imposición violenta. Pero lo peor es que no es solo una semana, suele haber procesiones, quinarios, novenas, besapiés TOOOODO el año. Y siempre con pasos y bandas en la calle (que son suyas, of course). Incluso las Cruces de Mayo en Sevilla son procesiones...
    P.S.: También tenemos Corpus aquí. Y la Maestranza funcionando a destajo...
    No te digo nada... >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como lo explicas descarto Sevilla como alternativa.

      Eliminar
  4. Muy buena elección! Gracias por la letra, aunque me sepa la canción y me guste, se me escapaba mucho el sentido en muchas frases. Feliz Semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un poco obseso de las letras. Feliz semana.

      Eliminar
  5. Te había dejado un comentario y blogger me dice que tenía un problema y no se ha subido :(
    A ver, lo que te decía (voy a copiar este comentario por si acaso me vuelve a pasar..) es que te entiendo perfectamente, yo no podría estar en Sevilla por lo que comenta José María, toooooooodo el año con lo mismo, es superior a mi, no puedo, ojo! lo respeto, pero no lo comparto.
    Ayer aquí en Madrid también tuvimos el Corpus, pero con el tema del Rey y su... pues creo que no se le dio bombo al tema religioso, que por otra parte te digo, nosotros nos libramos porque tampoco estamos viviendo en la capital..pero bueno.
    No me enrollo más, feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Madrid el Corpus es más light. Los fundamentalistas, por aquello de la cercanía, tooooooodos a Toledo. Buen finde

      Eliminar
  6. me gusta mucho police y sus canciones, pero si es verdad que a veces vamos tan ciegos que no reparamos en muchas cosas de las que dice una canción. por otro lado me alegro de no vivir en una ciudad en la que la religión esté presente por todos los sitios, prefiero que corra el aire.

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con tu frase: que corra el aire. Buen finde

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo