Niños Mutantes. No puedo más contigo. #VDLN 83.

Solicitar a una amiga recomendación de lectura y que te conteste con un tema de Niños Mutantes, rescata del almacén de los recuerdos una frase que mi abuela, a poco que la ocasión se dejara, repetía con insistencia: “como sé que te gusta el arroz con leche, por debajo la puerta te echo un ladrillo”

Habré oído mil veces esta melodía (me suena incluso que hace poco alguien la convirtió en actriz protagonista de su VDLN), pero quizá por mis prejuicios hacia la etiqueta de indie nacional, escondite predilecto de una formula de pop que no termina de llenarme, nunca hasta ahora me detuve a escucharla con cierta predisposición. Como siempre que juzgamos sin el necesario detenimiento… error, craso error.

Foto: Javier Martín Ruiz
De primeras, parece narrar las desdichas de un ser inmerso en una relación imposible con una persona imposible, de esas que te vuelven loc@ con sus dudas, con sus cambios repentinos de criterio, con sus interpretaciones creativas, con el a las siete te amo y a las siete y media te odio, con los silencios, con el no escuchar por preparar la respuesta, con el quiero esto y lo contrario sin posibilidad de renuncia, con las frases sacadas de Lo que el viento se llevó, con el defenderse de palabras que nunca existieron, con esa cordillera emocional tan propia de determinadas tipologías de personalidad. Antes se denominaban trastornos. Ahora los psicólogos por el buen rollito genuino del gremio, prefieren definirlos como características. Cosas de los trileros de la mente. Cómo si así jodieran menos.

Cada vez que te veo bien sé que no durará
porque siempre haces algo por empeorar.
Con tus peros y tus dudas y tu no voy a hablar,
y tus idas y venidas y tu no puedo más.
Yo sí que no puedo más contigo.

Cada vez que te oigo hablar sé lo que me dirás,
es mejor que te calles y que dejes de pensar.
En tus peros y tus dudas y tu no voy a hablar,
en tus idas y venidas y tu no puedo más.
Yo sí que no puedo más contigo.

Con tus peros y tus dudas y tu no voy a hablar,
y tus idas y venidas y tu no puedo más.
Yo sí que no puedo más contigo.




Tras sucesivas repeticiones me descubro en este texto; tan breve, tan claro y tan expresivo, como casi todo lo que importa. Identifico en él mi relación con la política; con los políticos; con las leyes; con la economía y con los economistas; con la tele; con ese absurdo ente en posesión del monopolio de la violencia que convenimos llamar Estado; con el deporte competitivo; con los “ismos” de todo pelaje; con los movimientos sociales; con el trabajo, el mío; con las manifestaciones autorizadas que suelen encabezar los culpables y que, volviendo a la frases de mi abuela, alcanzan la misma utilidad que enjabonar la cabeza a un asno; con las religiones; con los nacionalismos, todos y de cualquier intención; con mi Aleti; con el 99% de los comentarios de las redes; con esta sociedad obligatoria a la que debieron maltratar en la infancia hasta convertirla en una criatura histriónica, con marcados rasgos de psicopatía colectiva. Una fusión insuperable para quienes preferimos las cosas claras y los gestos sencillos. Como en el verso repetido de Niños Mutantes, “yo sí que no puedo más contigo”.

Hoy cortito, más por carencia de ideas que de tiempo, feliz #VDLN, feliz semana. Aunque empecemos a no poder con casi nada, a veces con casi nadie... salud y libertad.

Para ver las reglas y las canciones propuestas por el resto de participantes en este juego de blogs, pulse el botón.




Comentarios

  1. Poco o nada conozco de Niños Mutantes, no puedo opinar, he escuchado el tema y bueno, es que no es el tipo de música que suelo oir, aun así, no desagrada.
    Que pases un buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es mi estilo, pero reconozco que me empiezan a gustar. Buena semana.

      Eliminar
  2. Una de las cosas que más me enamora de los mutantes es su acento granadino cuando hablan en los concierne. Y su capacidad para hacer que los ladrillos parezcan arroz con leche. ¡Feliz VDLN!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustado eso de ladrillos con aroma a arroz con leche. Feliz semana y... gracias.

      Eliminar
  3. Pues la frase del ladrillo no la habia escuchado nunca, me has dejado a cuadros, he tenido que buscar que significa. El grupo no lo conocia, tengo la mala manía de no conocer casi nada español cercano al siglo actual. Suenen bien, tendre que escuchar mas de ellos. Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrada de descubrimientos entonces. Feliz semana

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo