Ekyrian. Río de niebla. #VDLN 143.

Mucho antes de verse colonizada por decenas de parásitos con mandato representativo, o por miles de funcionarios de origen rural y utilidad desconocida, adscritos ambos a la infame Junta de Calamidades de Castilla la Mancha; hubo un tiempo en el que Toledo era Toledo. Una ciudad pequeñita, acogedora, castellana nueva. Todas nos conocíamos, hasta por genealogía. Aunque resultaba molesta la inflación de sotanas y de uniformes, cada cual era hijo de su madre y no había hueco para la mentira. De vez en cuando, tras la niebla, se inundaban unas vegas que, según mi padre, pertenecían por arrendamiento a su familia. El río aún merecía ese sustantivo y en él aprendíamos de un modo un tanto heterodoxo nuestras primeras brazadas. Incluso entre los mayores se definió una modalidad natatoria, que en esencia consistía en hacerlo todo al revés de como ordenaba la mejor técnica. “Estilo Tajo” la llamaban. No me extraña que con semejantes enseñanzas, cada verano se contaran por decenas las víctimas de las aguas.


Hubo un tiempo en el que al margen de catedrales y retratos del Greco, uno de sus rasgos característicos era el loro de la calle de la Plata. Un pájaro viejo, inteligente, que fiel a su condición de macho de la época, silbaba al paso de una chica guapa. Sus habilidades lingüísticas se prolongaban más allá de las rancias cuestiones de género. Si divisaba un hombre de impecable traje gris, no dudaba en saludarlo con un “cabrón” que retumbaba en una vía de no más de dos metros de ancho. A las señoras de pelo con laca y abrigo sustraído a algún pobre animal asesinado por esa causa, las calificaba invariablemente de “putas”. Conductas aprendidas de los humanos, supongo. El único animal sobre la Tierra capaz de traducir sus pensamientos a palabras. Palabras, simples palabras, con las que transmitir al otro lo opuesto a lo que ideamos. Palabras que unas veces se vuelven sentimiento, otras arte, pero que casi siempre se convierten en la emisora predilecta para la retransmisión de falacias. Todas, en mayor o menor medida, ejercemos de la Alicia de Bunbury. Aquella que, según el genio zaragozano, dice que te quiere cuando ya te ha abandonado. Palabras, simples palabras; mentiras y gordas, como en la peli de Antonio Albacete.

Tal vez por ese convencimiento, adoro a los seres instrumentales. Los que escriben su historia con la melodía de los hechos y no con la falsedad de unos vocablos que siempre se termina por llevar el tiempo. Esos que, lejos de cuentos de hadas con final feliz, aprendieron a hacernos felices sin contarnos cuentos.



En honor a todas ellas, les regalo para este viernes de frío un par de cortes del primer disco de Ekyrian. Unos chicos madrileños, afiliados al folk-metal, a los que descubrí hace nada por el inmerecido obsequio de una amiga. Sin aún conocernos demasiado, ella sabía que me agradarían. Gracias. Tienen talento. Aunque poseen una cierta facilidad para crear buenos textos, me quedo con Pueblo Celta, en mi personal criterio, una maravilla. También mola Río de niebla. Otro instrumental que me recuerda a los inviernos de la infancia, en aquella perdida ciudad en la que conocí este mundo de mierda. Quizá porque en la música, como en la vida, prefiero a quienes rompiendo los espejos en los que un@ se observa a sí mism@, se muestran capaces de escribir sin letras. Espero que les gusten.



Feliz #VDLN, feliz semana. Salud y libertad.

Para ver las reglas y las canciones propuestas por el resto de participantes en este juego de blogs, pulse el botón. 





Comentarios

  1. Pues no los conocía y me ha gustado mucho!! Me gustan mucho las canciones cargadas de mensaje, con letras profundas, pero es verdad que a estas canciones no les hace falta letra para calar hondo. Buena elección. Feliz #VDLN y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. Casi todo lo importante, se expresa mejor sin palabras. Feliz semana.

      Eliminar
  2. No conocía tu blog y gracias a #VDLN y a ti he descubierto un grupo fantástico, me encanta la música celta, y adoro como se puede fusionar con el metal, eso demuestra que estas melodías no pasan jamás de moda.

    Son canciones para soñar despierto, y te doy las gracias por este descubrimiento porque ahora tengo ganas de escuchar más de ellos!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ese loro era merecedor de una consejería, por lo menos , en la en la infame junta. un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor nos hubiera ido con el loro de consejero. Un abrazo, feliz semana.

      Eliminar
  4. Me parece muy buena idea dar a conocer grupos nuevos y de música diferente, como es el caso de la música celta. Todo un acierto.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Ese loro era un cachondo, menudo crack. No conocía este grupo y me ha gustado. Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo era. Dejaba a los turistas pálidos. Feliz semana

      Eliminar
  6. Lo cierto es que escucho poco este tipo de música, pero me gusta, me expande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también, Gracias por comentar, feliz semana.

      Eliminar
  7. Genial, no conocía a este grupo y este tipo de música me encanta. Que chulo! gracias! Feliz finde y #vdln

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Marysol y enhorabuena por ese nuevo rumbo, al menos en lo bloguero. Feliz semana.

      Eliminar
  8. La música celta tiene un especial encanto para mí que me niego a intentar explicar. Siempre me trae recuerdos de cierto festival de Ortigueira.

    Y efectivamente, algunas canciones no necesitan palabras.

    Feliz #VDLN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más o menos, coincidimos una vez más. Feliz semana.

      Eliminar
  9. No es el tipo de música que escuche a diario, pero cuando la escucho me pierdo en ella. Me ha gustado tu elección, voy a guardarla para los días en los que necesito alejarme de todo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más o menos para eso la uso yo. Gracias por comentar, feliz semana.

      Eliminar
  10. Me encanta la música celta. Y como bien dices, lo bueno se siente y no hacen falta palabras... a veces pienso en ello cuando nos mimamos con mi gato, él no necesita de palabras para "decirme", yo lo siento... y así es con las melodías, te llegan al alma sin más.

    Un beso Rafa y que inicies muy bien la semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También coincidimos en la relación con los gatos, solo que conmigo viven algunos más. Un beso, feliz semana.

      Eliminar
  11. Palabras más, palabras menos. Hace tiempo que lo importante no son las palabras, sino para que las usan. Una lástima.
    Me ha encantado Ekyrian. Me los pongo para esta tarde dominical de trabajo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón con palabras o en silencio, poco cambiaría. Feliz semana.

      Eliminar
  12. Qué bien suena....me encanta la música celta...Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, feliz semana para ti también.

      Eliminar
  13. Después de participar a última hora en mi primer VDLN estoy descubriendo a los demás! Me gusta mucho tu recomendación, me reconecta con lo natural y me recuerdan a Mago de Oz en Gaia. Pero todavía me gusta más el loro y las señoras con laca, grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida en ese debut.Tienes razón, a mi me suenan mucho al mejor Mago. Gracias por comentar.

      Eliminar
  14. Me gustan estos sonidos!! Todo un descubrimiento! Buena semana!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo