Francis Cabrel. La tinta de tus lágrimas. Vdln 5.

Todas las que disfrutamos con esto de escribir, poseemos una idea más o menos personal de lo que significa. Miriam Reyes habla de traducirse en palabras. Sabina de vivir otras vidas. Para mi, aficionado de mierda a maljuntar frases, es una especie de bula que autoriza a mentir con decencia; el simple privilegio de inventarme. En este viernes de puente, confieso mi vagancia. Ni siquiera apetece diseñar un personaje que me obsequie unas cápsulas de felicidad. Tampoco alistarme a los fastos del día de la madre. Que lo celebren los grandes almacenes. Para eso cobran. Antes de que algún alma se preste voluntaria a impartir clases, manifiesto de modo expreso conocer por encima la historia de la griega Rea, de la romana Cibeles y hasta me siento capaz de situar los orígenes inmediatos de la fiesta, en la norteamérica de principios del XX. Pero al día de hoy... Comercio. Puto comercio.

Por eso, porque no me apetece expresarme, elijo una tema capaz de hacerlo por si mismo. Se publicó en 1980 y su autor es un francés del sur, admirador hasta la pesadez de Dylan, que alcanzó cierta relevancia por estas tierras. Francis Cabrel es más compositor que cantante y mucho mejor poeta que cualquier otra cosa. Quizá su canción más popular es aquel “La quiero a morir” de 1979, versionada con acierto en fechas recientes por Pau Donés. A mi la que más me gusta es esta. Podemos traducirla como “La tinta de tus lágrimas”. Prefiero la original en francés. El "cover" nacional fue un asesinato. Francis expresa mucho mejor su talento en la lengua materna. En justa compensación, dejo la letra traducida. Un poema tristorro, pero de singular belleza, capaz de evocar mil significados diferentes. Para algunas, la nostalgia de un amor que se marchó de mala manera hace muchos años; para otras, la desesperación de una reciente ruptura o el llanto por relaciones imposibles. Las más, observarán un texto hermoso con un puntito de cursilería. Las insensibles, como es mi caso, lo usamos para rendirnos a la vagancia y pasar este viernes sin escribir de música.





"Ahora que duerme todo entre los dos
Ya que estamos locos
Ya que estamos solos
Ya que ellos son tantos
Y hasta la moral habla por ellos
Solo me queda por decir
Que todo aquello que escribí
lo hice con tinta de tus lágrimas
No había visto que tú tenias cadenas
De tanto querer mirarte olvidé las mías
Soñábamos con beber la libertad ...
Solo me queda por decir
Que todo aquello que escribí
fue tu sonrisa quien me lo dictó
Siempre caminarás descalza por mis sueños
Y siempre asomarás por donde el sol se levanta
Y si a mi pesar, logro olvidarte ,
Solo me queda por decir
Que todo aquello que escribí
Tendrá por siempre el perfume de tu recuerdo."
                                            
Ya se que tiene lo suyo elegir un francés, cantando en francés, como fondo musical para un Dos de Mayo. Simple casualidad. Aunque no me entusiasmen las celebraciones patrióticas, que nadie lo interprete como ganas de tocar las narices. Las versiones conocidas en castellano no merecen la pena. La del propio Cabrel, suena horroroso. 



Y la de este Manuel García, no tiene nombre.



Buen viernes, buen puente. Que lo disfrutéis. Salud y libertad a todas.





Comentarios

  1. Me encanta la entrada y tu forma de hablar del día de la madre. Bueno, tu forma de escribir y dibujarte en general. Luego escucho la canción, cuando pueda tener un rato de tranquilidad.

    ResponderEliminar
  2. A los cinco minutos de conocernos, ya me habías dicho que para tí escribir era mentir sin engañar. Te acuerdas?. A mi se me quedó grabada esa frase y tu luego escribiste algo sobre ello. En fin, que cada vez mientes mejor, pero engañas menos. Al menos a mi. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo. Quiero pensar que tu comentario es amable. Gracias.

      Eliminar
    2. Mis comentarios en general suelen ser amables. Hacia tí, siempre. Lo sabes.

      Eliminar
  3. No puedo responder a tus comments, Rafa. En la lista de links, ¿no aparece una mini-papalera justo a tus enlaces?
    Deberían aparecer, para poder eliminarlos. Cada usuario debería poder eliminar los suyos propios, al menos normalmente se configura así, pero depende del 'creador' de la lista.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ese es el problema que no aparece la papelera.

      Eliminar
  4. Las versiones en español no tienen nada que ver con el original, le roban todo el encanto a este tema. Me ha parecido preciosa!
    Y para haberte "rendido a la vagancia", has escrito una entrada magnífica.
    Buen fin de semana :-)

    ResponderEliminar
  5. me ha gustado como has escrito la entrada, y ese "rendirse a la vagancia", esta muy bien, me gusta esa frase.

    besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo