Theatre des Vampires. Moonlight Waltz. Vdln 48

Casi nunca las cosas son como parecen. Hace años un viejo mago africano me descubrió el origen de las manchas lunares. Por más que la revista científica Nature se empeñe en absurdas teorías sobre impactos de asteroides o fuerzas internas del satélite, los dibujos sobre la corteza de la diosa blanca, reflejan los rostros de amantes que partieron de la Tierra con la labor a medio terminar. Cada veintiocho días se asoman al mundo de los vivos para comprobar que todo sigue en orden; que aquellas promesas de cuerpos desnudos bajo la luz de la luna entera, permanecen inalterables, a la espera de que la muerte una lo que primero separó. Mi naturaleza incrédula impide aceptar historias de hechizos y hechiceros. Quizá por vivir en el presente y pegado al suelo, adivino esa leyenda tan improbable como las resurrecciones en cuerpo glorioso (¿qué será eso?) o como las sucesivas reencarnaciones en seres de diversa tipología, según los méritos contraídos en una vida anterior. Pero no me negarán que, al menos, esta mentira originaria de las orillas del Mara, se muestra poéticamente mucho más bella.

En este viernes en que el invierno empieza a dimitir, se me vino a la memoria aquel episodio, cuando me disponía a obsequiarles el Moonlight Waltz del Teatro de los Vampiros. Un homenaje a la luna llena más pequeña del año; un texto precioso, al servicio de unos teclados que emocionan y de una guitarra, bajo y batería que aportan la imprescindible consistencia. Como decíamos en mis tiempos mozos, una passsssada.



Como toda ciudadana decente, Sonya Scarlet, voz, imagen y compositora principal de esta inclasificable banda italiana, ha sufrido diversos problemas con la “justicia”. Primero unos tipos británicos tocados con ridículas pelucas rizadas, concedieron credibilidad a testimonios inverosímiles. Acusaban a la cantante de herirse las venas con cuchillas de afeitar y ofrecer la sangre
 como bebida a los fans. Falso, por más que lo afirme hasta la Wikipedia. Simples efectos especiales, propios de la singular puesta en escena del grupo. Después soportó la invasión de uno de sus conciertos por una comisión divina. A un obispo italiano no se le ocurrió mejor idea que bendecir en directo el escenario, acompañado de veinticinco licenciados en exorcismo. No se registraron incidentes. El público lo interpretó parte del espectáculo. No me extraña. Si lo pilla Alex de la Iglesia saca para cuatro goyas. Ni el explícito apoyo al movimiento anarquista italiano, ni las críticas a la perversa globalización, ni la guerra abierta a la Europa de los ladrones, han contribuido a mejorar su imagen social.

Theatre des Vampires fue siempre un lugar distinto. Un espacio dominado por la Scarlet en régimen de estricto matriarcado. Sonya exhibe su cuerpo porque es suyo y lo usa como le da la gana. Provoca en cualquiera de los sentidos imaginables. Domina el grupo, domina el show. Se la intuye capaz de dominarlo todo. Demuestra que para mostrarse como un ser humano atractivo, increíblemente atractivo, no resulta preciso poseer un rostro de diseño, ni medir uno ochenta y tantos, ni dibujarse maquillajes de muñeca que camina hacia el portal de Belén. Basta con demostrar personalidad, con transmitir esa sensación de dejar sin textículos al doctor Gray, al primer intento de convertirla en esclava. Lo pueden apreciar en Blood addiction. Fuertecillo. A partir del minuto tres, abstenerse escrupulosos.



A modo de guarnición, les invito a deleitarse con esa capacidad única de fusionar el espectáculo, el metal y la electrónica, sin un mal grumo que permita distinguir los ingredientes. Sangue, otro de los imprescindibles de su último trabajo, facilita el disfrute de la inmensa teatralidad de esa voz con que la naturaleza obsequió a Sonya. Pueden ahorrarse el rollo inicial si adelantan el vídeo cuarenta segundos.



Me temo que este viernes sí que he dado la nota. Espero su veredicto. El mío, Scarlet forever. Buen finde, buena semana. Salud y libertad a todas.





Comentarios

  1. Me ha caído bien Sonya. Una crack. El Sangue es una passsssada ;)
    Que tengas buena semana!

    ResponderEliminar
  2. Me he ido directa al minuto 3... y lo sabes. ¡¡Feliz #VDLN!! Y viva el estado matriarcal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sabía, he de confesarlo. En otro orden de cosas, lo de matriarcal te lo acepto, lo del estado ni bajo coacción. Buena semana

      Eliminar
  3. Toc Toc!! una que pasaba por aquí... y que es la primera vez que escucho esto...
    Feliz finde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz finde Lydia. No me extraña que debutaras en la audición, conocidos, lo que se dice conocidos, no son.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Los efectos colaterales de la luna llena. Buena semana

      Eliminar
  5. Con los Adams lo debías flipar. Je,je,je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo flipaba con los Addams. Morticia, forever!

      Eliminar
  6. Alucino pepinillos pero la verdad es que el primer tema está muy bien, melancólico y con sentimiento. Del resto no opino pero sí que te doy la razón de que que cada uno haga lo que quiera con su cuerpo. ¡Feliz #VDLN!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que alucines. Son peculiares. Para mi maravillosamente peculiares, pero todo va en gustos. Feli semana

      Eliminar
  7. Un descubrimiento musical interesante. Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que al menos resulten interesantes. Son una de mis debilidades. Feliz semana

      Eliminar
  8. Pues no los conocía, al leer Theatre des Vampires me vino a la mente el Teatrito de Anne Rice. Personalmente prefiero la primera, con los años se me están endureciendo los oídos y prefieren cosas mas melódicas. Un tema precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan todas, pero mi predilección por el vals a la luz de la luna es clara. Por algo da título a este post. Buena semana.

      Eliminar
  9. Muy bonita la historia...Siempre me ha parecido curioso el hecho de que sin estas mentiras poéticas que explican lo que no conocemos jamás hubieramos llegado a las teorias ciéntificas como las de la revista Nature. No los conocía pero suenan muy bien!!! Los fans seguramente muy entregados para beber sangre aunque sea ficticia...Debe ser todo un espectáculo verlos en directo y se además se incluye un intermedio con comisión divina...Parece increíble lo del obispo y los exorcistas. Feliz semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seré yo quien beba sangre de nadie. Aunque por horarios pueda parecer un vampiro... Feliz semana

      Eliminar
  10. Lo de que el obispo me ha dejado "muerta" jjaja. La música suena muy bien aunque no me mola mucho lo de la sangre... (aunque sea falsa) XDDD Feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste la música. El resto puesta en escena. Hubiera dado la extra de navidad por ver "lo" lo del obispo. feliz semana

      Eliminar
  11. Pues me pasa como a Lianxo, me ha gustado mucho más la primera que las otras dos. Sobre su cuerpo y lo que haga con él, es suyo... no creo ni que tenga que decir si me parece bien o no que haga lo que guste con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también es la que más me gusta, aunque el resto sean de mi estilo. Buena semana

      Eliminar
  12. Seca!! the real Wonder Woman!
    Gracias por la música, no la conocía!
    Feliz lunesssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar Gloria. Feliz lo que queda de semana.

      Eliminar
  13. Me encantan las historias que rodean sus posts. Yo también he ido al minuto 3 y no era para tanto. Hay programas de televisión que son peores si eres escrupuloso.

    Buena semana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tienes razón en lo de la TV. No puedo opinar. hace tiempo que la eliminé de mi dieta. De hecho no tengo tele. Buena semana

      Eliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo