Steve Reich. Minimalismo: los sonidos del decrecimiento. #VDLN 154



Sobran casas; la existencia de miles de seres que carecen de ellas se traduce en un simple problema de distribución, nunca de cuantía. Sobran cosas en las casas: televisiones, criminales con formato de microondas, venenos que empleamos con la excusa de la higiene, grasas, carbohidratos, enchufes, chismes enchufados, consumiendo una energía escasa; también sobran calzoncillos y bragas, no es preciso coleccionarlos o coleccionarlas. Sobran genios bajo palabra de honor y artistas sin otro arte que la imitación. Sobran armarios repletos de prendas que jamás volveremos a usar. Sobran coches, casi todos, carreteras, pistas forestales y autovías con o sin peaje. Sobran mujeres muy monas y sobran machos muy machos, a la hora de la verdad, ninguno son para tanto. También nos sobra el AVE. Sobran amigos de mentira en redes sociales y algunos de los que se dicen de verdad. Sobran gritos, insultos, falsedades. Sobran seres en nuestras vidas que nada aportan salvo su condición parasitaria. Sobran amantes que no nos aman y familiares de los que nunca se sabe. Sobran horas de trabajo, distribuidas en innecesarias jornadas interminables. Sobran burócratas, funcionarios, policías y armas. Sobran relojes. Sobran fronteras, sobran Estados. Sobran cifras, economistas, abogados, adjetivos y hasta verbos malsonantes. Sobran los que ni dejan ni comen, los aburridos, los amargados y los que se recrean en su mala suerte, sin poner nada de su parte. Sobran empresarios, emprendedores, sindicalistas profesionales. Sobra fútbol, sobran toreros. Sobran maltratadores de género y de cualquier género o especie. Sobra la violencia, sobran las religiones. Sobran salidas y sobran entradas que ni nos sacan ni nos llevan a ninguna parte.

Lo que resiste después de eliminar todo lo supérfluo, la esencia, se llama minimalismo. Una forma de emprender la vida, un modo de interpretar el arte: vivir con menos, para vivir más bonito.



Aunque consciente de que no resulta lo más adecuado para escuchar mientras pasamos el aspirador, y con el deseo de que los sonidos minimalistas de Steve Reich les agraden tanto como a mí (y a los felinos con los que comparto mis mejores horas)… Feliz #VDLN, feliz semana. Salud y libertad. 

Para ver las reglas y las canciones propuestas por el resto de participantes en este juego de blogs, pulse el botón.




Comentarios

  1. Y aquí, entre tus letras, lo que siempre hay de forma desbordante, es excelencia... y no digo que sobre, porque en pocos sitios se leen cosas tan buenas, encima acompañado de tan buena música.

    Semana a semana, un placer llegar hasta aquí, de verdad. Un beso grande y los mejores deseos para tu fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Menos es más Rafa... Precioso texto como siempre, y la música no se queda corta. He estado unas semanas desconectada, cosas de la vida y de la técnica, de todo un poco. Te escribo desde el nuevo blog, antes Mamá Bocachancla, ahora La Mamarazzi, pero siempre soy yo la que escribe, Sandra. Espero leerte y disfrutar de nuevo de tus posts cada semana. ¡Feliz finde!

    ResponderEliminar
  3. En casa estamos en proceso de "limpiar" de cosas innecesarias nuestro hogar, aunque teniendo un bebé no vamos todo lo rápido que quisiéramos, pero da gusto deshacerse de cosas que sobran, te liberas y además te quedas lo que realmente te gusta, y además ordenadito...Hay que empezar por hacer limpieza en nuestro interior si queremos luego seguir con todo lo que sobra en la calle...Buen post y buena aunque peculiar música. Feliz semana!

    ResponderEliminar
  4. Vaya sonido!! Hacer música tan grande con tan poco. El texto, como siempre, sublime. No sobra ni falta nada. Buena semana!

    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya entrada! ¡Excelente! Bueno, sobran adjetivos. La música minimalista, pero es la esencia, así comenzaría la música en el principio de los tiempos, con instrumentos sencillos.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Ya lo decía el clásico: lo bue, si bre, 2 ve bue...

    Bromas aparte, el otro día leí una frase que puede venir bien a este post y que decía más o menos así: todo lo que buscamos y de todo lo que huimos está dentro de nosotros.

    Entonces, no hacen falta muchas más cosas.

    Feliz #VDLN

    ResponderEliminar
  7. Pero bueno, menudo texto! Cuántas cosas dichas en tan poco tiempo. La música preciosa!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo