Lichis. Febrero. #VDLN 149.



Perdido en algún lugar de la Castilla profunda, me despierto lento. Último lunes de febrero. Por ese don para el autoengaño con el que todas nacemos, prefiero acusar de asesinato a la química farmacéutica, aunque cuando charlo con el espejo de la verdad, los dos lo reconocemos consecuencia de una cabeza que nunca del todo aprendió a detenerse. Como parte de ese rito diario con el que engañar a la soledad, rebusco en el móvil. Lo de siempre. Nada. Cincuenta y tantos correos del curro a los que hace tiempo premio con la indiferencia; un buen puñado de entradas apocalípticas en redes sociales; decenas de opiniones vacías, sin otra finalidad que coleccionar "likes" como quien captura pokemon, o encontrar en los hechos la ratificación de sus prejuicios. Una de las pocas cosas en las que coincido con Keynes: más que adquirir las nuevas ideas, lo que en realidad cuesta es desprenderse de las antiguas; asumir que lo aprendido durante años ya no vale y toca reinventarse. Injusta penitencia la tragarte los minutos de gloria de un buen puñado de seres que, con excepciones contadas, nacieron con vocación de megáfono. 

Completo el desayuno con unos cuantos telegrams, una especie de whatsapp ruso para raros, propio de quienes nos tatuamos en el alma la aversión primaria hacia todo lo que apeste a sueño americano. Como cualquier otro servicio de mensajería, posee la virtud de transmitir decenas de palabras sin sustancia y de no mostrar casi nunca aquellas que más ansiamos recibir. Sumo todo o quizás elijo el arma. Y me pongo a escuchar Febrero. Tal vez porque yo también reservo mi mejor jugada para los minutos de la basura, o porque aún desconfío de la primavera y de aquellos que alardean con decir siempre lo que piesan. 



Miguel Ángel Hernando Trillo, Lichis. Catalán de Lavapiés o madrileño del barrio de Gracia, lo que prefieran. Un tipo que, tras asesinar a La cabra, se dedica a fabricar en solitario letras con esa acidez imprescindible para endulzar la vida, y a envolverlas en melodías que ya no sirven de bises en las fiestas de los pueblos. Gracias Febrero... por no intentar jamás salvarme la vida. 

Espero que les guste el adelanto de su nuevo disco. Se publicará a finales de mes, bajo el título de Mariposas. En mi personal criterio, promete, como todo lo suyo. De momento, ya me he comprado una nueva libreta negra y un rotulador de punta fina. Veremos lo que son capaces de escribir.

Feliz #VDLN, feliz semana. Salud y libertad.

Para ver las reglas y las canciones propuestas por el resto de participantes en este juego de blogs, pulse el botón




Comentarios

  1. Me ha gustado mucho tu reflexión, y la canción es realmente buena...Gracias por descubrirme a un gran artista! Feliz semana! Espero que el rotulador de punta fina te dé para escribir mucho, escribes muy bién!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar. Me alegra quye te hayamos gustado. Feliz semana.

      Eliminar
  2. No lo conocía pero me ha gustado le voy a dedicar un rato más para descubrirlo aunque ya sea marzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lichis ha cambiado mucho. Ha madurado y se nota en las canciones. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Es curioso como la canción se cuela no solo en tu reflexión sino en los detalles de tu vida. Espero que marzo te dé inspiración para llenar las páginas de tu libreta.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más o menos de eso se trata en los VDLN de conectar canciones con las emociones que provocan. Gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  4. La he escuchado con la piel de gallina (y no busco el chiste)!
    Me gusta como escribes. Eres todo un descubrimiento, música incluida!
    Feliz #VDLN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Si música y texto te sirvieron para disfrutar un rato, para eso nacieron. Feliz semana.

      Eliminar
  5. No lo conocia, gracias a estos VDLN y asomarme a tu rincón poético que me descubren nuevas melodias. Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que sí mujer, que sí lo conocías. Lichis era el cantante de La cabra mecánica. Cambió de personaje y ahora es él, lo cual se agradece. Feliz lo que queda de semana.

      Eliminar
  6. Gran reflexión, a Lichis ya lo conocía aunque hace muchísimo que no lo escuchaba. Disfrutemos de estas últimas semanas de invierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde que dejó La cabra se tomó una medio vacaciones de popularidad y empezó nuevo ciclo. Vamos a por ese fin de invierno. Gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Es increible lo mucho que transmite. Habrá que estar atentos a lo que viene...
    Buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en la palabra: transmite. Feliz semana.

      Eliminar
  8. Cómo cambia Lichis con los años. Muy buena.
    Y sí, coincidimos en mucho. Menos en la libreta; sigo anotando poco, mal, y en el móvil. Y también soy de Telegram.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué, pero intuía que serías de telegram. Feliz semana.

      Eliminar
  9. No lo conocía pero me lo apunto para descubrir más, gracias por la recomendación!.

    ResponderEliminar
  10. ¡Cómo me ha gustado este tema! ...¿y tu reflexión?, pues genial, como siempre. Me encuentro en muchas cosas... hasta en lo de las libretas, que ya necesitaré un cajón donde guardarlas, porque me niego a tirar las viejas!

    Un beso e inicia una semana estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que parece nos encontramos en muchas cosas, lo cual agrada. Feliz lo que queda de semana. Besos.

      Eliminar
  11. No lo conocía, pero me ha gustado. Letra para escuchar con pausa. Buena elección.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, la letra exige descifrar con calma. Un saludo.

      Eliminar
  12. ¿Es falso decir que se está o no de acuerdo con alguien?... Tal vez estemos de acuerdo con lo de asesinatos de la farmacéutica, lo de no encontrar nada en los móviles (nada de gran valor), o en lo del asentamiento de las viejas ideas, y en lo de las mariposas..., o sea pura sutileza o poesía o desconocimiento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin que atisbe a comprender la relación con un texto que, lejos de expresar argumentos, se limita a describir emociones; supongo que manifestar la conformidad o disconformidad con algo, puede ser falso o no, en función de la sinceridad de quien lo manifieste. Si te refieres en concreto a las redes sociales, por principio pertenecen al espacio de la comunicación virtual, y virtual, en definición de la RAE, significa "que tiene existencia aparente y no real". Por lo demás qué más quisiera yo que alcanzar la sutileza o la poesía. Las concibo como las herramientas más eficaces para modificar una sociedad que precisa de ese cambio. Hasta aquí no nos condujeron los versos, sino perfectas argumentaciones construidas sobre "El conocimiento inútil", tan exquisitamente descrito hace ya años por Jean Francoise Revel en su famoso ensayo del mismo nombre. Las mariposas (con mayúscula inicial) no son más que el título de un disco. El desconocimiento es algo que asumo como propio y a lo que nadie escapamos. De hecho resulta mucho más destructivo en quienes se creen ajenos a él. Como diría el Kiko Veneno, "es bonito saber que no hace falta tener razón". Gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo